Jugar al aire libre es alucinante. Prácticamente todos los padres tienen recuerdos entrañables del olor de la primavera, el crujido de los columpios y la inmensa libertad de los juegos al aire libre.

Sin embargo, los tiempos están cambiando. Un estudio nacional realizado por Kaiser Family Foundation desveló que los niños mayores de ocho años emplean más de siete horas diarias en el consumo de medios electrónicos. Los videojuegos, los dispositivos móviles y la televisión son los culpables más evidentes, pero también existen muchos juguetes “educativos” que hacen que nuestros hijos se queden en casa pegados a sus dispositivos electrónicos. No cabe duda de que los juguetes que hablan, deletrean y cuentan son muy importantes para el desarrollo infantil. Sin embargo, muchos expertos creen que el hecho de que los niños salgan a jugar tiene un efecto único, duradero y muy positivo en el desarrollo físico, mental y emocional de los niños. En KidKraft hemos creado una lista con cinco excelentes razones por las que tus hijos deben desconectar sus dispositivos electrónicos, salir y divertirse.

1. Los juegos al aire libre enseñan a los niños a apreciar su entorno

La tecnología actual ofrece posibilidades de entretenimiento que eran impensables para la generación anterior. Los juguetes electrónicos, los videojuegos y los dispositivos móviles pueden hacer que nos olvidemos de que existe todo un mundo que podemos explorar más allá de las paredes de nuestras casas y clases. Cuando salen de sus casas para disfrutar al aire libre, los niños desarrollan un vínculo más estrecho con el mundo que les rodea. Los juegos al aire libre ayudan a los niños a saber lo que significa pertenecer a una comunidad y a ser más conscientes del lugar que ocupan en la naturaleza. Además, según la National Wildlife Federation, pasar tiempo al aire libre inculca a los niños la necesidad de cuidar del medioambiente de cara al futuro.

2. Los juegos al aire libre fomentan el ejercicio y la actividad física

Si los niños pasan demasiado tiempo frente al ordenador y el televisor, es posible que no estén realizando el ejercicio necesario. Los juegos al aire libre son una forma muy divertida de animar a los niños a que salgan y vean la luz del día. Trepar, deslizarse por toboganes y jugar en los columpios son formas fantásticas de mejorar la fuerza, la flexibilidad y la salud cardiovascular de los niños.


3. Los juegos al aire libre ayudan a los niños a aprender

Muchos expertos creen que los juegos al aire libre facilitan el aprendizaje. Según VoiceOfPlay.org, un grupo de apoyo sin ánimo de lucro, el juego libre no estructurado “ayuda a los niños a desarrollar habilidades lingüísticas y relacionadas con el razonamiento, fomenta el pensamiento autónomo y la resolución de problemas y ayuda a mejorar su capacidad de centrarse y controlar el comportamiento”. Tenemos a nuestro alcance un gran número de juguetes educativos, tanto electrónicos como de otro tipo. Sin embargo, para fomentar el aprendizaje infantil del mejor modo posible, nuestra recomendación es que los niños se olviden de ellos durante un rato todos los días y salgan a jugar al aire libre. Si combinas los juegos en casa con la actividad y la imaginación de los juegos al aire libre, ayudarás a tus hijos a crecer y desarrollarse.

4. Los juegos al aire libre fomentan la seguridad en sí mismos y la autoestima

Los desafíos que presentan la escalada, los toboganes, las barras y otros columpios ayudan a los niños a evaluar los riesgos durante los juegos. El hecho de superar obstáculos emocionales y físicos les proporciona un sentimiento de triunfo y mejora su autoestima. Estos son ingredientes fundamentales en el desarrollo de la independencia de los niños. La naturaleza indefinida del juego libre, en especial los juegos al aire libre, permite a los niños tomar decisiones, elegir sus propias experiencias y dejar volar su imaginación. Asimismo, les permite ser conscientes de que son responsables de sus pensamientos y potencia su capacidad de pensar más allá de sus limitaciones.

5. Los juegos al aire libre reúnen a las familias

¿Piensas que los juegos al aire libre son exclusivos de los niños? ¡Piénsalo de nuevo!

Jugar al aire libre con niños no solo proporciona a los mayores todas las ventajas que se incluyen en esta lista, sino que también crea recuerdos nuevos y maravillosos que podrán compartir tanto niños como padres, hermanos y cuidadores. El inolvidable olor de la primavera, el crujido de los columpios y la emoción de descender por el tobogán son recuerdos muy preciados de la infancia perfectos para compartir con otras personas.

Los juguetes electrónicos pueden ser divertidos, pero en KidKraft, creemos que una imaginación sana y activa no tiene sustituto. Entonces, ¿por qué sigues leyendo este blog? ¡Sal a la calle y empieza a crear recuerdos!