KidKraft ha dedicado sus 50 años de existencia a los niños, creando productos para ellos, mostrándolos en nuestros anuncios y vídeos y disfrutando viéndolos cómo juegan. Pero hoy es un día para que nos centremos en las madres. Obviamente, no se puede decir que nos vayamos a alejar demasiado del mundo de los niños, ya que las mamis siempre están a su lado para mostrarles la mejor de sus sonrisas, para mirarles con cariño o para darles ese abrazo que tanto necesitan. Siempre tienen para dar lo que la situación exige.

Hemos preguntado al equipo de KidKraft qué recuerdos tienen del Día de la Madre, y esto es lo que nos han contado.

«Que tenga la habitación recogida, vaya al colegio y se porte bien es el mejor regalo que puede hacerme en el Día de la Madre». — Nathalie Fritsch, coordinadora de logística

«Mi forma ideal de pasar el Día de la Madre es acurrucada en la cama». — Shannon Harvey, especialista en facturas, contabilidad

Shannon Harvey, Invoicing Specialist, Accounting

Shannon Harvey and her two sons

«Cuando era niña, en el Día de la Madre siempre procuraba portarme bien y no molestarla. Siempre íbamos a la iglesia y luego hacíamos lo que a ella más le apetecía». — Chanel Clark, equipo de atención al cliente, relaciones con los consumidores (y que espera un niño para septiembre)

«A mi madre lo que le gustaba era tomar el desayuno en la cama y no tener que prepararlo». — Leah Hooke, equipo de servicios para distribuidores

«Siempre que era el Día de la Madre, mi familia y yo llevábamos a mi madre a desayunar al IHOP. La verdad es que tampoco era un gesto espectacular con el que demostrarle cómo le agradecemos todo el trabajo que hacía al cuidarnos a nosotros y la casa, pero al menos para una comida no tenía que cocinar o lavar los platos». — Maria Ortiz, ingeniera de concepto de KidKraft

Maria Ortiz, Concept Engineer

Maria Ortiz and her Mom

«Normalmente, nuestros desayunos en la cama eran un desastre. Mi madre tenía que hacerse la dormida, porque normalmente se levantaba antes que nosotros». — Kaitlin York, diseñadora industrial creativa sénior

«Una vez mi padre quiso preparar un desayuno especial, con adornos, como en los restaurantes buenos, y cortó un trozo de una planta de plástico para colocarla en el plato». — Collin Robinson, diseñador industrial creativo

«Lo que más me gusta hacer por mi madre es regalarle música. Ella me ha enseñado un montón de artistas, desde los Beach Boys y George Strait hasta Rodgers y Hammerstein, pasando por Andrew Lloyd Webber. Ahora que soy adulta, siempre le regalo un disco que sé que le va a gustar. Kacey Musgraves, Real Estate, She & Him. Así siempre tenemos algo divertido que cantar juntas en el coche». — Anna Beth Bonney, redactora de marketing

Anna Beth and her music-loving Mom

Anna Beth and her music-loving Mom

«Lógicamente, mi madre me dijo que no esperaba recibir nada, pero todos abemos que eso no es verdad. Hicimos nuestros primeros dibujos, collares, desayunos en la cama y, cuando empezaron a darnos paga y a tener trabajos, le compramos estuches de barras de labios con laca de uñas y perfumes. Pero lo que más le gustaba era ser el centro de atención. En cuanto mis hijos fueron mayores y comprendieron el concepto del Día de la Madre, fui yo la que empecé a recibir Picassos, huellas creativas y todo lo demás. Ahora sí que aprecio todo esto». — Natascha Sparbier, responsable de cuentas clave, oficina de Europa

A handmade gift from one of Natascha Sparbier's little "Picassos"
A handmade gift from one of Natascha Sparbier's little "Picassos"

«Mis dos hijas adolescentes me han escrito cartas a mano, las tengo todas guardadas». — Perla Bueno, especialista en documentos de cuentas por cobrar, contabilidad

Como Collin Robinson pudo comprobar hace poco, hay algunos tipos de arte que a mamá no le hacen tanta gracia. Su madre está enfadada con él por haberse hecho un tatuaje. «Siempre me decía que, mientras estuviera bajo su techo, no me haría un tatuaje. Pues nada, tuve que esperar hasta que me independicé...». Este año va a tener que estar muy acertado con su regalo para el Día de la Madre. «A lo mejor me hago un tatuaje de Amor de Madre», nos cuenta entre risas.

«No éramos como los demás niños guay que llevaban el desayuno a la cama a sus madres. Lo que hacíamos todos los años era visitar a nuestros abuelos y familiares, y celebrábamos una minirreunión familiar. Todas las madres tenían que cocinar, así que no sé si el Día de la Madre era realmente lo que esperaban». — Meredith Archer, equipo de servicios para distribuidores

Meredith Archer and her Mom

Meredith Archer and her Mom

«Ni mi madre ni yo movíamos un dedo en todo el día. No somos mucho de flores, nos gustan más los recuerdos. Pasábamos de los regalos, lo que nos gustaba era hacer algo». — Renee Smith, responsable de soporte al consumidor

Renee Smith and her Mom

Renee Smith and her Mom

Isaac Vazquez, responsable creativo, diseño gráfico era el peque de la familia, y quería creer que el favorito. «Mi madre es una mujer muy fuerte y que tiene toda la paciencia del mundo», nos cuenta. Como está a horas de viaje de mí, la llamaré mientras esté celebrando el día con el resto de la familia.

Jessica Jones, equipo de atención al cliente, relaciones con los consumidores estrena maternidad y está deseando celebrar su primer Día de la Madre (de hecho se enteró de que estaba embarazada en el Día de la Madre del año pasado). Su niño de tres meses le ha dado sentido a su vida. «No lo cambiaría por nada del mundo, me encanta ser responsable de alguien».

Jessica Jones and her son Amari

Jessica Jones and her son Amari

En lo que todo el mundo coincide es que la alegría que supone la maternidad no se puede limitar a un solo día. Lo más normal es que durante el proceso de crianza haya altibajos, pero ver a tus hijos crecer y desarrollar su personalidad es un regalo que no puede compararse con nada. Muchas gracias a todas las mamis por regalarnos sus recuerdos incomparables.

Enséñanos cómo pasas el Día de la Madre con tus hijos. #kidkraftkids